Este es un proyecto homenaje a las orquestas canarias de los años 60 y 70, y, en especial a los Nicanrandy, que yo disfruté mucho en los setenta. En el ambiente universitario en el que me movía en esa época, había cierto desprecio por ese tipo de músicas y de orquestas. Tomás Amador, amigo, carpintero y ciclista profesional de la época, me regaló una cassette anaranjada llena de éxitos de los Nicanrandy. Esa cinta animó muchísimos «guateques» que hacíamos en casas particulares. En medio de Satisfaction de los Rolling y You Really Got Me de los Kinks o Who Knows de Jimi Hendrix metía temas de mi cassette naranja, temas como Por qué será, A Papá se lo digo o Domitila, que la gente no paraba de bailar y de cantar a coro los estribillos de las canciones de los Nicanrandy.

En medio de la oscuridad y la represión del franquismo, las verbenas y los «guateques caseros» de esos años eran una vía de escape para todas/os, tal vez por eso recuerdo a esas orquestas como algo especial, algo que rompía con la rutina gris de esa época.

En este proyecto colaboran músicas/os cercanas/os a Keroxen, que hacen revisiones de esos temas desde una perspectiva actual…

Han colaborado Za! (Cataluña), Muqata’a (Palestina), Satomi Morimoto y Tomás López Perea (Japón/Canarias) , Lagoss ( Tenerife/Portugal) y Meridian Brothers (Colombia).

La historia continuará.

ZA!

Tepanga y Manguila

Técnicamente, hemos troceado la canción A Papá cuando venga en 16 samplers cortos y los hemos secuenciado en un compás de 7/8 a 130BPMs. Variando la extensión de cada sampler solamente en décimas de segundo, hemos generado ritmos y melodías variadas que han edificado nuestro tema.

Musicalmente, Tepanga y Manguila pretende re-samplear la fiesta, la urgencia, el flow isleño y la profusión tímbrica que nos despierta la escucha de Nicanrandy.

Espiritualmente, homenajeamos a un intangible canario, a un sexto elemento endémico e insular presente en los sitios más inesperados: en un tequila donde cayó mango, en un invernadero que cultiva melodías o en una fruta que contiene astros.

ST Dúo

Bella Caracas

ST Dúo afronta el arreglo de Bella Caracas como un auténtico reto. La composición original camina por el pasodoble, aunque en el estudio se le dio la vuelta pasándolo a otros géneros y aportando colores que combinan la electrónica, con la Bossa Nova, el disco, el pop japonés o la psicodelia.

Muqata’a

No sé, No sé

Al hacer la versión de No Sé, No Sé de los Nicanrandy me propuse no añadir ningún sonido nuevo. Ningún sonido elaborado por mi. Solo hice trozos muy pequeños de la canción y los fui uniendo según el sonido y los ritmos que estaba buscando para hacer algo nuevo. Por eso tiene ese sonido lo-fi, ese sonido de cassette antigua, tal como suena en todas las copias que se pueden encontrar en internet.

Lagoss

Domitila

Deconstrucción electrónica a través de improvisaciones sobre melodías y compases tropicales falsos. Utilizamos materiales basados en muestras, como arcilla de moldeo, para desarrollar re-versiones invertidas de varios estilos populares, en este caso, una canción clásica de Verbena se convierte en un himno fuera de tiempo, de desgloses confusos y secciones de baile apretadas.

decargar
–Domitila–

Meridian Brothers

Por qué será

Hice una especie de calypso jíbaro, frenando el tempo original de la canción, es mucho más lenta mi versión. Toqué todos los riffs con una bandola llanera colombiana, una imitación un poco del cuatro puertorriqueño, pero más seco, más nylon…la mera fusión.

Tiene un acompañamiento orquestado con órgano tipo hammond, mucho bongó y tambor alegre, le metí también la pandereta en ciertos lugares tratando de imitar a la original y también me inspiré en el canto con un aire a Bobby Capó…yo creo que el sonido es medio jíbaro sesentero, pero el arreglo entre la bandola y el hammond tiene ingredientes de sicodelia.

Meridian Brothers

Por qué será

Hice una especie de calypso jíbaro, frenando el tempo original de la canción, es mucho más lenta mi versión. Toqué todos los riffs con una bandola llanera colombiana, una imitación un poco del cuatro puertorriqueño, pero más seco, más nylon…la mera fusión.

Tiene un acompañamiento orquestado con órgano tipo hammond, mucho bongó y tambor alegre, le metí también la pandereta en ciertos lugares tratando de imitar a la original y también me inspiré en el canto con un aire a Bobby Capó…yo creo que el sonido es medio jíbaro sesentero, pero el arreglo entre la bandola y el hammond tiene ingredientes de sicodelia.